El elefante y el ratón.

-" Soy el más grande, soy el más fuerte",  gritaba sin parar Mambo el elefante de la selva.

¡Ay de aquel que se interpusiera en su camino¡ Nadie debía molestar al elefante si no quería terminar aplastado entre sus patas.

En medio del bosque vivía un ratón muy valiente. Un día decidió acercarse al elefante.

-"¡Eh, orejudo, quiero hablar contigo¡"

-"¿Quién se atreve a insultarme?"

-"Mira aquí abajo, entre las flores. Soy Randi, el ratón."

El elefante se quedó aterrorizado. No podía ni moverse. Aquel insignificante ratón le produjo tanto miedo que jamás volvió a amenazar a ningún otro habitante de la selva.

 

 

fin